Escocia tiene, sin lugar a dudas, la mayor tradición y cantidad de destilerías activas de whisky del mundo con más de 100 destilerías productoras de whisky. Las hay más famosas, de gran producción, pequeñas y artesanales, pero en todas se cuida mucho el proceso para conseguir un buen whisky.

El whisky escocés se elabora usando cebada, levadura y agua. Ahora bien, el lugar donde se produce el whisky puede tener una gran influencia en su sabor; cualquier elemento, desde el manantial de agua hasta la presencia de turba en la zona, se reflejará posteriormente en su sabor. Es lo que permite encontrar siempre un whisky a gusto de cada uno, desde el clásico aroma de la turba ahumada, a los más dulces, los de matices afrutados o los que nos recuerdan las hierbas empleadas en su destilación.

Blog Vinalium

Como los grandes vinos, los whiskies escoceses scothch Whiskyvarían en función de su región. Escocia se divide en cinco regiones productoras de whisky: Campbeltown, Highland, Islay, Lowland y Speyside de las que os vamos hablar a continuación:

LOWLANDS

Con kilómetros de tierras de cultivo y bosques limpios, Lowlands es una de las regiones de whisky más encantadoras y accesibles de Escocia.  El clima templado y la tierra plana lo hacen ideal para el cultivo de cebada, y es famoso por sus whiskies ligeros y sin sabor, las ‘Lowland Ladies‘, conocidas por sus notas dulces y herbáceas y su estilo suave.

Esta región, una de las más importantes históricamente, es la que cuenta con menos destilerías en la actualidad debido a la creciente demanda de whisky mezclado, que favorecía a las maltas individuales robustas, algunas destilerías de malta única establecidas desde hace mucho tiempo permanecen abiertas.

HIGHLANDS

Si te gusta el whisky seguro que has oído hablar de las Highlands. Esta región de Escocia es la que concentra mayor número de destilerías junto con Speyside. Single malt o blended son los dos principales tipos de whisky que podemos encontrar en esta región, aunque también existen otras variedades como el blended malt o el grain, aunque no están tan extendidas como las primeras.

La región de Highland, tierras alta, constituyen la región más amplia. Es por ese motivo que sus whiskies no son fáciles de clasificar. En términos generales, son maltas individuales robustos y con cuerpo que también abarcan características individuales dependiendo de la destilería y su ubicación.

SPEYSIDE

Situada al norte de las Highlands, Spayside alberga algunos de los paisajes más hermosos y exuberantes de Escocia, así como aproximadamente la mitad de las destilerías de Escocia. Esto se debe al hecho de que esta zona suele recibir más horas de sol durante el cultivo de la cebada, por lo que las cebadas de Speyside suelen ser superiores a las del resto del país.

Los whiskies de malta de esta hermosa región, se consideran los más elegantes de Escocia, y son los favoritos de los buenos aficionados que buscan finura y equilibrio de sensaciones, sin perder un ápice de intensidad gustativa.

ISLAY

Islay o Ìle en gaélico, es una de las islas Hébridas Internas más al sur, ubicada en la costa occidental de Escocia.  Tradicionalmente ha sido una zona de importante elaboración de whisky.  Por esta razón Islay constituye por si sola una región productora con características propias.

Los maltas de Islay se distinguen muy fácilmente.  Sus aromas a mar, a humo hacen que sean fáciles de identificar y provoquen reacciones muy diversas.

CAMPBELTOWN

Durante gran parte de mediados del siglo diecinueve, Campbeltown era el centro de la producción de whisky en Escocia.  También es especialmente famosa esta zona por haber elaborado enormes cantidades de whisky durante la Ley Seca, aunque hoy en día solo cuenta con 3 de las muchísimas destilerías de aquella época.

Campbeltown cuenta con temperaturas ligeramente superiores a la media británica, lo que se traduce en unos whiskies con más cuerpo que en el resto de regiones y con un sabor muy marcado.

En las tiendas Vinalium podrás encontrar una gran variedad de whiskies escoceses.