La Sidra: Origen y elaboración

La palabra Sidra procede del latín sicra, que significa bebida embriagadora. A su vez, es una traducción del griego «sikera», calificativo atribuido también a la palabra francesa “cidre” y la inglesa “cider”. En Asturias España se empieza a pronunciar sidre y finalmente se queda con el nombre de sidra.

Se trata de una bebida de gran tradición en los países de la costa atlántica, sobre todo en España, Francia, Inglaterra, Bélgica, Irlanda y Alemania.

Los expertos señalan que las primeras referencias de la sidra en España se remontan al siglo VIII y IX. Por ejemplo, en el acta de fundación del monasterio de San Vicente, que posteriormente daría origen a la ciudad de Oviedo, se nombran los pomares que acompañan a dicha fundación o una hija bastarda de Alfonso VII manda que se proporcione a los canónigos de Oviedo sidra en abundancia por motivo de un aniversario, entre otros…

¿Cómo se elabora la sidra?

Existen varios procesos de elaboración y técnicas dependiendo de las diferentes tradiciones regionales. En nuestro artículo os presentamos el esquema general del proceso.

La Recolección:

Hay que realizar la recogida en el punto óptimo de maduración, siendo el periodo de recogida desde finales de septiembre hasta mediados de noviembre, según la variedad de manzana.

 Triturado y prensado:

Una vez seleccionadas y limpias las manzanas son trasladadas a la trituradora con el objetivo de asegurar al máximo la materia prima que después será prensada para obtener el preciado mosto que tras la fermentación se convertirá en sidra.

Mosto y fermentación:

El mosto obtenido a través del prensado es trasladado a una cuba para que empiece la fermentación.

Durante las próximas 2 semanas el mosto sufrirá su primera fermentación, llamada fermentación alcohólica, transformándose el azúcar en alcohol.

El trasiego:

Se realiza al final del proceso fermentativo, su objetivo es separar las borras de fermentación de la sidra a fin de garantizar una adecuada estabilidad físico-química y microbiológica de ésta.

El proceso se puede realizar durante todo el año, gracias a los sistemas de frío instalados en las sidrerías, que facilitan muchísimo el mantenimiento y la conservación del producto.

Embotellado:

La tecnología utilizada para el embotellado de la sidra ha evolucionado mucho en los últimos tiempos, por lo que las sidrerías han incorporado plantas embotelladoras de última generación a su maquinaria.

En los lineales de VINALIUM no podría faltar algunas fantásticas referencias de esta tradicional bebida que se produce en el norte de España.