En la cata prevalece la necesidad de descifrar, a través de los órganos sensitivos, cada uno de los componentes de un vino. Sólo después de la identificación del mayor número posible de estímulos, mediante la observación exhaustiva de los sabores dulces, ácidos y amargos, así como por la diferenciación de los componentes aromáticos, se podrá entender realmente un vino. Estas son las distintas fases de la cata del vino:

  1. Fase visual:

Inclinando la copa y sobre un fondo blanco, observaremos el color del vino, su intensidad, su tonalidad, la limpidez y efervescencia de éste.

 

  1. Fase olfativa:

Agitaremos el vino dentro de la copa para potenciar que los aromas salgan del vino y se queden en la parte vacía de la copa, (en vinos espumosos no se agita la copa).

Después introduciremos un poco la nariz en la copa e inspiraremos para dejar entrar los aromas en la nariz.

También nos puede ser de utilidad, oler el producto sin agitar primero y agitando después.

Los aromas positivos los podremos clasificar en tres grandes familias:

  • Aromas primarios: Son los aromas que vienen de la variedad de la uva.
  • Aromas secundarios: Son los aromas producidos por las levaduras durante la fermentación alcohólica.
  • Aromas terciarios o bouquet: Son los aromas que vienen de la crianza del vino en madera (oxidativa) y posteriormente en botella (reductiva).

También podremos percibir aromas negativos en el vino:

  • Pipi de gato
  • Sudor de caballo
  • Animal
  • Pegamento
  • Vinagre
La rueda de los aromas

La rueda de los aromas

  1. Fase gustativa:

Daremos un pequeño sorbo de vino y lo intentaremos pasar por toda la cavidad bucal, para poder permitir a todos los terminales gustativos distribuidos por toda la boca, que nos detecten toda la información relativa a la textura y cuerpo del vino, la acidez, la astringencia, el dulzor, el salado y recientemente el Unami y el metalico.

Estos dos últimos sabores no está inscrito dentro de la normativa europea del vino pero si está comprobado que están, solo falta que se apruebe.

 

  1. Fase de la retronasal:

Teniendo un pequeño sorbo de vino en la boca, abrimos la boca, cogemos un poco de oxígeno y lo expulsamos por la nariz. Nos ayudará a dar una nota final o global de vino.