¡Envíos gratis a Península hasta mayo 2024!

Compartir

¿Por qué brindamos?

Es muy común brindar para celebrar o propiciar situaciones de felicidad o desear buenos augurios personales y profesionales. ¿Pero sabéis de donde viene el gesto del brindis?
Hay muchas versiones a lo largo de la historia, pero es cierto que la más antigua nos remonta a los griegos. Era bastante común eliminar a tu enemigo envenenando su bebida, es por ello que se creara siempre la desconfianza de beber de una copa ofrecida por otra persona. Por tanto el anfitrión de la casa o fiesta como muestra de confianza hacia sus invitados, elevaba su copa y daba un trago para demostrar que no contenía ningún tipo de veneno. En la antigua Roma ocurría un poco igual, pero se daba un fuerte choque entre copas, para que de esta manera pasara la bebida de una a otra y de este modo se confiara en que la bebida ofrecida estaba libre de cualquier sustancia tóxica. Este choque de copas también tenía otro tipo de lenguaje entre los romanos y era para que los criados supieran que era hora de volver a llenar las copas.

Una versión más moderna, es la del siglo XVI, en la toma de Roma por el emperador Carlos V. Su victoria llevo a los altos mandos a llenar sus copas, alzarlas y chocarlas pronunciando en alemán “bring dir´s” que traducido significaría algo así como “yo te ofrezco”. Con el tiempo se fue adaptando acabando en “brindis”.

Hay una versión más romántica, menos asesina y menos bélica y es que se dice que los sentidos disfrutaban del vino, pero había uno de ellos que no podía hacerlo y que por ello se brinda, para ese deleite sonoro y que de esta manera los cinco sentidos participaran.
Metidos en faena y porque siempre nos gusta aprender nuevas cosas, os cuento alguna pauta para los que sois más sibaritas a la hora de montar vuestra mesa.
• En la mesa se colocan tres copas, una de agua, otra de vino tinto y una más de vino blanco.
• Deben colocarse de izquierda a derecha. La primera será la del agua, la segunda la del tinto y por último la de blanco.
• Las copas deben ser transparentes para apreciar el color, cuerpo y brillo del vino.
• La copa debe ser del cristal más fino posible, de boca ancha para los vinos tintos y una copa más estrecha para los vinos blancos, para champán, cava o espumoso elegir una copa estilo flauta.
• La copa ha de ser sujetada por el tallo.

Protocolo para efectuar un brindis:
1.- El anfitrión debe saludar a los presentes.
2.- Dedicar unas palabras sobre el motivo de la celebración.
3.- Elevar la copa de vino a la altura de sus ojos y beber de ella. En ese momento, los invitados alzarán las copas, pero no beberán, sólo lo harán al finalizar el brindis, en caso de un evento de etiqueta no se brindará.
Dicho todo esto, está la versión más canalla. Escoge el vino que quieres compartir, ese que crees que hará feliz a tus invitados. Llena las copas y brinda, pero cógelas del tallo que si no se te calienta el vino. Brinda por la vida, por los que están y por los que se fueron.
Ya hemos visto un poco de historia, un poco de protocolo y ahora os voy a recomendar unos vinos para brindar con tus seres más queridos.

ESPUMOSO:
Umbretum Brut Nature: Nos vamos hasta el Aljarafe sevillano para tomar un espumoso ya que no podemos llamarle cava, elaborado con una variedad autóctona que se llama Garrido Fino. Es ideal para comenzar la velada, unas burbujas constantes, una acidez que aporta frescura y que limpiará tu paladar para pasar a platos más contundentes.
https://vinalium.com/shop/espumoso/escumos-umbretum-bn/

VINO BLANCO:
El Gato Gordo Godello: En este caso viajamos hasta el Bierzo, hasta León para brindar con un vino blanco elaborado con una variedad que se llama Godello. Es elegante sin perder la acidez que la caracteriza, su fruta blanca y cítricos la hacen ideal para cualquier tipo de marisco, pescados a la sal, al horno o a la brasa sin muchas cremas, más bien acompañados de verduras.

https://vinalium.com/shop/blanco/vino-el-gato-gordo-blanco/

VINO ROSADO:
Te Espero Aquí: Vino elaborado con garnacha tinta. Es fresco floral y nada dulce. Es una declaración de amor, es no dejar pasar ni un minuto más sin brindar por un amor deseado. Este vino rosado es muy recomendable para sopas de pescado, para elaboraciones hechas con hojaldre, pastas filo o entremeses entre el pescado y la carne. Va muy bien con curry y cremas de leche.
https://vinalium.com/shop/rosado/vi-te-espero-aqui-rosat/

VINO TINTO:
Rosum Crianza: Tinta de Toro con doce meses de crianza en barrica de roble francés y americano. Un vino para acompañar cordero, ternera, corzo, pichón o cualquier carne más potente de sabor, más especiada. Un todo terreno para nuestro plato fuerte.
https://vinalium.com/shop/tinto/8205-vino-rosum-crianza/

DULCE:
Luzón Dulce: Un vino naturalmente dulce, que no lleva alcohol añadido elaborado con Sauvignon Blanc. Es perfecto en postres con fruta fresca o escarchada, frutos secos y elaborados con masa de hojaldre.
https://vinalium.com/shop/blanco/vi-luzon-dulce/

Esto es una pequeña muestra de todo lo que puedes disfrutar, sólo necesitas una buena aptitud, una buena compañía y ganas de brindar por lo que vendrá.
No olvidéis consumir con moderación, dejar las llaves del coche en casa y brindar por una larga vida.

Para poder comprar en nuestra web debes ser mayor de 18 años.

Consume con moderación