EL SOL EN LA MALETA…

La semana pasada estuve en Vinoble, la feria de vinos Generosos de Jerez, junto con mis compañeros de Málaga, Carmen Aparicio y Carlos Trujillano.

Aparte de vivir, sentir, compartir y disfrutar el mágico mundo de los vinos generosos, me traje muchas cosas… Sabiduría, emociones, amistad, experiencias y recuerdos que llevaré para siempre tatuados en el alma. Tengo la sensación de que me traje el Sol en la Maleta…

Existe una pequeña ciudad al Sur de España, donde las casas son palacios y los palacios son bodegas, Jerez. Donde te embriaga el Poniente con sus perfumes de tiza, albarizas, pan y sal marina. Donde tanto se miman sus vinos que hay un Velo Flor que los protege y los guarda cuál madre primeriza. Lugar donde el legado de la sabiduría es la mejor herencia y donde consiguen embotellar el sol de Andalucía.

sol

Como el sol punzante del mediodía, con la inocencia dulce de la almendra verde, elegante y amplio como el velo de una novia… El Fino, crianza biológica bajo el velo flor, ¿puede caber más poesía dentro de una botella?

Y cuando el velo zozobra, aparece coqueto el traje delicadamente bordado de la radiante novia. El Amontillado, igual que las mejillas sonrosadas, se enaltece el color y el aroma y aparecen los frutos secos, los tostados, la fruta escarchada.

De repente, la magia y el misterio lo envuelven todo y aparece la serendipia del Palo Cortado con la delicadeza del perfume punzante y amplio del Amontillado y el cuerpo y la boca potente de un Oloroso.

sol

Oloroso, la intensidad y la fuerza de la crianza oxidativa, bálsamo de brea y caramelo tostado, lleno de sabiduría y carácter.

Puedo ahogarme en unas pupilas y salir ilesa de un océano. La Manzanilla en Sanlúcar tiene dentro las olas del mar, delicada, sutil, amplia… boca de sal y jazmín.

Con la concentración de la perla que hace florecer la ostra. La Manzanilla Pasada un beso de sal en los labios lleno de la cordura infinita del tiempo que se detiene donde no existen los enólogos sino los hacedores de vinos y donde los vinos son auténticos elixires de sabiduría.

Dijo el maestro, uno no se cansa de las cosas bien hechas. Hay vinos que son capaces de hacernos mejor persona.

En el próximo post llenaré mis dormidos labios con la caricia de miel de los vinos dulces.

Isabel Cruz

Formadora de Vinalium, Sommelier y Soñadora

Formadora oficial de la D.O. Cava y Sherry Master