La palabra Vermut tiene su procedencia de Alemania y significa ajenjo. Ahora bien, el origen del Vermut se remonta a la antigua Grecia. Al parecer, fue Hipócrates quien puso a macerar vino con flores de ajenjo, y obtuvo como resultado un “vino de hierbas”.

A lo largo de los siguientes siglos se fueron añadiendo otros ingredientes como miel, canela, hierbas, y otros muchos que por sus propiedades eran beneficiosas para el hombre.

Ahora bien, los creadores del vermut moderno fueron Antonio y Beneditto Carpano en Milan. Ellos fueron los primeros en combinar el vino blanco con infusión de hierbas y más de 30 variedades distintas de hierbas, que endulzaron para personalizar el sabor.

Los ingredientes

Vino, normalmente de color blanco

Mezcla de hierbas aromáticas, que aporta los sabores amargos y dulces.

Combinación de agua y alcohol.

Un toque de azúcar

La elaboración tradicional

El proceso de elaboración más popular es la “maceración” donde aproximadamente entre 50 y 80 hierbas botánicas, dependiendo de la receta de cada productor, se juntan y trituran con el imprescindible ajenjo. Al mismo tiempo, se mezclan con una solución hidroalcohólica de unos 45-50 grados.

Después se dejan macerar en frío con barricas usadas, o con el “tamburo” (un recipiente que permite voltear su contenido) y al cual se le dará vueltas dos veces al día durante dos semanas, para una vez pasado este tiempo añadir el vino y el azúcar. Tras esta última operación el resultante se dejará reposar (macerar).

Hay otras técnica, como la de cocción con agua de las diferentes hierbas botánica. El resultado de la cocción es una mezcla líquida que se removerá diariamente, y que posteriormente macerará en frío.

 

 

Tipos de Vermut

Vermut Rojo

Vermut Blanco

Vermut Rosado

Vermut seco

 

Si quieres saber más sobre el mundo del vermut, visita alguna de nuestras tiendas y descubre nuestro amplio surtido de marcas, tipos y sabores.