El año pasado las ventas de cava sufrieron una caída de 700.000 botellas, registrando una cifra de 86,1 millones de botellas vendidas. Segundo año consecutivo con retroceso, esta vez del 0,8 %.

El mercado interno se sitúa a un nivel inferior que en los años 80. Muy lejos de récord histórico de 2006, con 101 millones de botellas vendidas.

“Un año intenso pero satisfactorio en resultado”

En total el pasado año se vendieron 245,1 millones de botellas según informa el Consejo Regulador del Cava. Supera por 100.000 botellas la cifra más alta conseguida hasta la fecha.

Pese a que porcentualmente el aumento de unidades no ha sido muy elevado, la facturación de los vinos espumosos ha aumentado en un 2,3%. Eso se debe en gran parte al aumento en consumo de los cavas Premium.

“Un año intenso pero satisfactorio en resultado” reconocía Pedro Bonet,  presidente de la Denominación de Origen Cava. A lo que añadía “Siempre hay cosas que mejorar”.

ventas de cava