Aunque hace unos años descubrieron en Armenia la bodega de vino más antigua del mundo, con más de 6.000 años de antigüedad. En este nuevo post haremos referencia a las bodegas más antiguas del mundo, nacidas en época medieval, y que todavía continúan elaborando vinos.

Schloss Johannisberg (Alemania)

Schloss Johannisberg es un castillo y bodega situado en el pueblo de Johannisberg. La primera mención documentada de sus viñedos data del año 817.

Allí se plantó la primera finca Riesling de la que se tiene constancia y se elaboraron los afamados vinos alemanes de esa variedad, cosa que aún hoy día, 1.200 años después se siguen haciendo.

Schloss Johannisberg

Staffelter Hof (Alemania)

También en Alemania encontramos la segunda bodegas más antigua del mundo, Staffelter Hof, en la pequeña localidad de Kröv, en el valle del Mosela, y sus orígenes se remontan al año 862.

Según documentos históricos atestiguan que, en ese año, el rey Lotario, bisnieto de Carlomagno, hizo donación de la finca a la abadía de Stavelot, en las Ardenas belgas. Durante siglos, la finca Staffelt o Stavelot, estuvo considerada entre las más antiguas de la cuenca del Mosela.

Château de Goulaine (Francia)

El Castillo de Goulaine, a las puertas de Nantes y del océano tiene su origen en el año 1000, durante todo este tiempo ha sido propiedad de la  familia del marqués de Goulaine, a excepción de un período de entre 1.788 a 1.857.

Miles de años de historia se acumulan en este negocio familiar que produce Château de Goulaine, Sancerre y Vouvray, así como lo que se cree que es el primer Chardonnay comercial en el oeste del Valle del Loira.

chateau de Haute-Goulaine

Barone Risacoli (Italia)

Se trata de la bodega más antigua de Italia y data del año 1141.  La familia Ricasoli adquirió el castillo y las tierras cuando aún Florencia y Siena eran ciudades-estado. Ha sobrevivido guerras internas y a la segunda guerra mundial. Gracias a Baron Bettino Ricasoli, en 1872, nació la fórmula de Chianti, el actual Chianti Clásico.

Barone Risacoli