Bodega Lacrima Baccus

Lacrima Baccus, fundada en 1890, es una de las bodegas más antiguas del Penedés. Una bodega tradicional, que, tras varias sucesiones familiares, en 1966 se convirtió en Cavas Lavernoya.

La bodega Lacrima Baccus posee unas 20 hectáreas de viñedos propios. En estos viñedos se cultivan variedades de uva autóctona como son el Macabeo, Xarel·lo, Parellada y Garnacha. Así como, otras variedades conocidas internacionalmente, como pueden ser la Chardonnay, Pinot Noir, Merlot y Cabernet Sauvignon.

Además, cuenta con unas modernas instalaciones, con naves subterráneas y 150 barricas. Principalmente de dedican a la elaboración de cava, y su especialidad son los de larga crianza.

El trabajo incansable desde hace muchos años del viticultor ha sido lo que ha marcado los paisajes vitivinícolas de las zonas de la denominación de origen Penedés y Cava. Por este motivo, los viñedos de la bodega Lacrima Baccus presentan unas vistas con mucho encanto, donde también destacan las construcciones de piedra.

El objetivo principal de la bodega Lacrima Baccus, es hacer entender al cliente su filosofía empresarial, que es producir los mejores vinos con dedicación, paciencia e innovación. Las elaboraciones de esta bodega hacen resurgir en las mentes de los consumidores el recuerdo de un dulce viñedo de primavera que lentamente se despierta del largo letargo del invierno, con la energía y dedicación de sus trabajadores que cuidan los viñedos.

Actualmente, la bodega forma parte del Grupo Bardinet, y trabaja en dos denominaciones de origen catalanas muy relevantes del sector vinícola, como son la DO Cava y DO Penedés.