Guardar y almacenar el vino es un aspecto fundamental a tener en cuenta para poder disfrutarlo con todas sus propiedades en cualquier momento.

Si no se guarda correctamente podemos provocar que el vino pierda calidad y propiedades. Para evitarlo, a continuación os presentamos unas recomendaciones:

almacenar el vino

Lo primero que deberemos tener presente es solo guardar aquellos vinos que realmente sepamos que van a mejorar con el tiempo.

Una vez tengamos claros los vinos que queremos guardar, se recomienda hacerlo con una temperatura constante y fresca, siendo la ideal entre unos 14 y 20º.

La humedad relativa también influye sobre la preservación y conservación del vino. Por ello deberíamos mantener una humedad relativa de entre un 60 y un 70%, siempre teniendo en cuenta la temperatura.

La luz directa, ya sea natural o artificial también deberemos evitarla, así como las vibraciones o movimientos bruscos de las botellas mientras estén almacenadas.

Por último pero no menos importante, la posición en la que guardemos nuestras botellas. El cava deberá almacenarse en posición vertical, mientras que los vinos tranquilos deberán guardarse en posición horizontal.

Si seguimos estas sencillas recomendaciones, podremos guardar nuestras botellas de vino y disfrutarlas en el momento deseado con todas las garantías de calidad y sabor.